Es curioso lo que se puede conseguir con la práctica, y lo bien que se aprecia ese avance. Antes cogía la guitarra solamente cuando tenía mucho tiempo libre (uno o dos días a la semana), pero un día, bendito día, me propuse que al menos practicara unos 10 minutos todos los días, que pueden parecer pocos, pero cuando se hace cada día, aunque solo sean diez minutillos, los resultados acompañan.

 

Por ejemplo, cosa de hace un par de meses intentaba tocar la canción de Cadillac Solitario de Loquillo y no era capaz. Ayer mismo, busqué los acordes y en un pequeño rato ya sabía tocarla, y lo que es más importante, sonaba casi como la de verdad.

Por ello, tanto si tocáis la guitarra, como si hacéis cualquier otra cosa. La clave está en la perseverancia, en ser constante con aquello que quieres, o allí donde quieras llegar. En no rendirte, ni darlo por perdido porque veas que no avanzas. Poco a poco, gota a gota. Dedica un poco de tiempo siempre que puedas para conseguirlo, y algún día te darás cuenta de que aquello que querías y pensaste que no conseguirías nunca, lo has conseguido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *