Hoy me he comprado un helado, de la marca Magnum ¿por qué no íbamos a decirla?

El caso es que justo antes de empezar a comérmelo ya estaba disfrutando de él. Tenía en mi mente aquel anuncio de la marca en el que salía Eva Longoria tumbada en un sofá disfrutando del helado. Me he sentido como ella, ya sentía los placeres de comerme ese helado incluso antes de pegarle el primer bocado y ya ni te cuento mientras me lo comía, porque al final el helado también estaba bueno.

Esto es El Dorado, esto es lo que cualquier director de publicidad de cualquier marca quiere para sus campañas. Despertar las emociones que quiere transmitir en su público mientras disfrutan de su producto o incluso antes de hacerlo. Encontrar este efecto es muy muy difícil, pero se encuentra. Solo hay que conocer bien a nuestros clientes y dar con aquello que ellos buscan.

Después de esto, y ahora que estamos en plena temporada ¿No te apetece un bombón de chocolate? 🤗

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *